Reclamaciones seguridad social

La protección del trabajador enfermo

Nuestro sistema de Seguridad Social protege la incapacidad para trabajar mediante  una serie de prestaciones que suplen la falta de ingresos mientras dure la enfermedad. Ello genera numerosas reclamaciones de Seguridad Social, en relación con la causa de la incapacidad (común o profesional), su alcance (temporal o permanente, total para la profesión habitual, absoluta para todo tipo de trabajo o gran invalidez) o con el cálculo de las prestaciones (errores tanto en la fijación de la cuantía base para el cálculo de la pensión como en la aplicación de los porcentajes correspondientes según el tipo de incapacidad).

Se trata de una materia que está en constante evolución, sobre la que se dictan con frecuencia nuevas normas y regulaciones, lo que obliga a estar al día en cada modificación que se produce no solo en materia de seguridad social, sino también en materia laboral, ya que en los convenios colectivos sectoriales pueden establecerse mejoras voluntarias con cargo al empresario que incrementan las cantidades que el trabajador debe percibir durante el período de incapacidad.

Mi especialización como abogado laboralista y en reclamaciones de Seguridad Social en Madrid es una gran ventaja a la hora de analizar y resolver de la forma más favorable los supuestos que se me plantean, y me permitecalcular exactamente las percepciones que les pueden corresponder, descubrir o descartar errores y valorar en su caso si procedeformular una reclamación de Seguridad Social contra las resoluciones dictadas por ésta.

Reclamaciones seguridad social en Madrid, caso de Carmen R.L.

Así fue como ayudé a Carmen R.L., quien, buscando un abogado especializado en hacer reclamaciones de Seguridad Social, se puso en contacto conmigo y me expuso su caso en nuestra primera reunión. Carmen R.L., que en ese momento tenía 50 años de edad, era la Jefa de Recepción en uno de los hoteles de mayor prestigio de la ciudad, donde había estado trabajando para la misma empresa durante más de 30 años.

Los efectos de la enfermedad

Debido a las exigencias de su puesto de trabajo, Carmen R.L. empezó a padecer una serie de dolencias físicas que le causaban problemas de movilidad y otros problemas de tipo psiquiátrico (depresión, estrés,…) que ya alcanzaban tal gravedad que le impedían desarrollar su trabajo de forma adecuada.

Reclamaciones seguridad social

Diagnosticada de fibromialgia, inició un proceso de incapacidad temporal por enfermedad común. Transcurrido un año, al ver que no había mejorado ni se preveía que fuera a mejorar, el Instituto Nacional de la Seguridad Socialdictó una resolución por la que la declaró en situación de Incapacidad Permanente Total para su profesión habitual, por entender que no podía seguir trabajando en lo suyo pero sí en otras actividades.

¿Qué hacer ahora?

A pesar de que ello suponía el reconocimiento de su derecho a una pensión vitalicia equivalente al 55% del salario que cobraba antes de la enfermedad, ella seguía sufriendo los mismos problemas, que le hacían imposible trabajar de forma seria y eficiente, como siempre lo había hecho, por lo que creía que no podría obtener otros ingresos para completar la pensión que se le había reconocido y estaba realmente preocupada.

Siendo consciente de que la crisis también afecta en esta materia, y ya no se reconocen incapacidades permanentes absolutas como hace años sucedía, le aconsejé poner una reclamación a la Seguridad Social, solicitando el reconocimiento de que la enfermedad que sufría la incapacitaba para todo tipo de trabajo mediante la correspondiente reclamación previa en materia de Seguridad Social, que resultó desestimada.

Como corresponde en las reclamaciones de Seguridad Social, recurrimos al Juzgado de lo Social,con un informe de un médico privado que desvirtuaba las conclusiones de los médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social, por lo que finalmente conseguimos una Sentencia por la que se declaró que efectivamente la gravedad de la enfermedad de Carmen R.L. había anulado por completo su capacidad para trabajar.

Fue declarada en situación de incapacidad permanente absoluta, y pasó a tener derecho a una pensión vitalicia del 100% (y no del 55% inicialmente reconocido). Teniendo en cuenta su base reguladora diaria, la pensión mensual ascendía a 2.116,36 € en lugar de a los 1.163,99 € que habría percibido si no se hubiera decidido a reclamar.

 

Reclamaciones seguridad social en Madrid, caso de Carmen R.L.

Recurrir al especialista es la mayor ventaja

Pero no quedó ahí la cosa, pues por mi condición de abogado experto en laboral, comprobé que la empresa para la que había trabajado no le había pagado las mejoras voluntarias previstas en el Convenio Colectivo del sector, por lo que Carmen R.L. había dejado de cobrar los 5.505,63 € que significaban esas mejoras, y que además tenía derecho a un “premio de vinculación” de 12.698,16 € previsto en el Convenio Colectivo para el caso de cese de un trabajador con la edad y antigüedad en la empresa que ella tenía.

Reclamé verbalmente a la empresael pago de esos importes, y ante su inicial negativa, me vi obligada a formular en su contra una conciliación, en la que finalmente la empresa aceptó pagar.

Y aunque no pude paliar su enfermedad, así fue como gracias a mi intervención Carmen consiguió una pensión vitalicia que casi duplicaba la inicialmente reconocida, y además 18.203,79 € de las mejoras voluntarias y el premio de vinculación que no habría cobrado si no hubiera tomado la sabia decisión de buscar el consejo de un laboralista experto en reclamaciones de Seguridad Social en Madrid.

Manuel Castaño

Manuel Castaño

Abogado con experiencia en conflictos laborales, y derecho laboral dando servicio en la ciudad de Madrid.
Manuel Castaño

(Con casos de clientes en Madrid de: Parla, Móstoles, Alcobendas, Alcorcón, etc.)