Indemnización por accidente laboral en Madrid

Gracias a los años de experiencia que tenemos en mi despacho como abogados laboralistas, me he enfrentado, de forma exitosa, a multitud de casos de indemnización por accidente laboral en Madrid.

No son pocos los problemas a los que se puede enfrentar un  trabajador si tiene la desgracia de tener un accidente mientras trabaja  o mientras acude al trabajo. Esto se incrementa en las grandes ciudades donde los desplazamientos son largos, tediosos y frecuentes.

En caso de accidente que desemboque en una baja prolongada, las personas y su ámbito familiar pueden sufrir graves perjuicios. Todos sabemos que hay que pagar el agua, la luz, los colegios, la hipoteca, etc.

Es en esos momentos de dificultad cuando una persona está más indefensa y es más vulnerable. En multitud de ocasiones tanto la empresa en la que uno trabaja  como la Mutua a la que está adscrita la empresa, despreciando los principios mínimos, tratan de aprovechar la necesidad del trabajador accidentado para pagar lo menos posible, eludiendo así la indemnización de las mutuas de accidente.

El trabajador por su parte, si no acude a un profesional, se deja mal guiar por consejos de personas sin experiencia ni conocimientos, o por su propia necesidad y miedo. Esta situación empeora su posición y sus intereses y hace que no defienda sus intereses como debiera.

En mi experiencia, en todos los casos de demandas por accidente laboral y en especial casos como este de  indemnización por accidente laboral en Madrid, que el trabajador ha salido ganando una indemnización acorde a sus derechos tras la intervención de abogados laboralistas.

Indemnización por accidente laboral en Madrid

Indemnización por accidente laboral en Madrid: caso Pedro L.P.

Para explicarlo mejor, voy a poner un ejemplo sencillo pero muy frecuente. A todos los trabajadores por cuenta ajena, de una u otra forma les puede pasar algo similar.

En concreto, Pedro L.P. de 37 años, casado y con dos hijos pequeños, trabajaba en 2.010 como diseñador en una empresa que por motivos de discreción no voy a nombrar. Su jornada de trabajo era de lunes a viernes de 8:00 a 17:30.

El sábado 10 de Abril de 2.010 Pedro L.P. había quedado a recoger unas muestras de un proveedor a las 9:30 porque tenía que presentarlas en una reunión con unos clientes extranjeros a las 10:00 en un hotel del centro.

Dirigiéndose en su moto particular desde la sede del proveedor al hotel (con las muestras, por supuesto) a las 9:45 le patinó la moto en una rotonda y tuvo un accidente. Como consecuencia del cual fue ingresado de urgencia  en un hospital. Estuvo 15 días ingresado, tras los cuales los servicios médicos le hicieron un parte de baja. Tenía varias fracturas en las piernas y estuvo de baja 12 meses y 16 días, necesitando durante todo ese tiempo rehabilitación.

La Mutua  a la que estaba adscrita la empresa no quiso, en principio, hacerse cargo de la rehabilitación ni de las revisiones periódicas a que tenía derecho el trabajador, alegando que el accidente sucedió fuera de la jornada laboral (sábado) y de las instalaciones de trabajo.

Por otro lado, el seguro de la moto tampoco se hacía cargo de ninguna indemnización.

 

Indemnización por accidente laboral en Madrid: caso Pedro L.P.

Todo cambia cuando uno está bien defendido:

Pedro L.P. me encontró a través de internet. No sólo tenía derecho a que le atendiera la Mutua, sino también a una indemnización por los daños sufridos en el accidente, tanto en la moto como él personalmente. Tenía que reclamar una indemnización por accidente laboral.

Hablé personalmente con el proveedor que había ido a visitar Pedro. Luego contacté con el cliente con el que había quedado en el hotel. Ambos confirmaron los relatos de Pedro L.P. .  Por último elaboré un escrito ordenando los hechos acontecidos y probados el sábado en que , efectivamente, Pedro estaba trabajando.

Es mi costumbre profesional la de intentar llegar a un acuerdo con todas las partes implicadas. No es sólo por evitar los costes innecesarios de un juicio, sino también el bienestar personal que a mis clientes genera la celeridad y eficiencia en la resolución de los problemas.

Mandé el escrito tanto a la Mutua como a la Empresa, en él reclamaba una indemnización de 10.767 € más otra por daños y perjuicios de 3.657,72 € por la reparación de la motocicleta accidentada. En el mismo les advertía de interponer demandas por accidente laboral contra ambas partes. Por supuesto, acudieron a la reunión. Pedro L.P. no tuvo que acudir ni argumentar nada, para eso contrató mis servicios.

Ninguna reunión de este estilo es sencilla ni breve. Más aún cuando las personas – en este caso Pedro L.P.- que han sufrido un daño personal asisten a las mismas formando parte de forma activa. Son reuniones en las que hay que tener la experiencia y el temple que sólo muchos años de profesión te dan.

Ciertamente fueron tres las reuniones que tuvimos, desde el primer momento reconocieron que a Pedro le correspondía una  indemnización por accidente laboral importante La cuantía que ofrecían se fue elevando desde los primeros 4.000 € hasta los finalmente 10.000 € con los que firmamos el acuerdo ya que es muy conforme al baremo de indemnización por accidente laboral en España.

La importancia de ponerse en buenas manos:

Conflictos como este los revivo con mucha frecuencia en nuestro despacho. Nadie mejor que un abogado especializado y con éxito acreditado en estos asuntos va a saber defender los intereses de un trabajador que por desgracia lo necesite.

Pedro L.P. se recuperó satisfactoriamente a su trabajo. No tuvo que discutir ni asistir a reuniones y cobró una indemnización sin necesidad de acudir a juicio demandando a su actual empresa.

(Cuento también con clientes de: Torrejón de Ardoz, Pozuelo de Alarcón, Móstoles, Alcobendas, etc.)